XXX
Latino Educational Training Institute (LETI)
LATINO EDUCATIONAL TRAINING INSTITUTE
Noticias de LETI
Existe un peligro real al cavar hoyos profundos en una playa de arena
Los expertos recomiendan nunca cavar un hoyo más profundo que la altura de las rodillas de la persona más baja de su grupo, siendo dos pies la profundidad máxima.

¿Sabe que LETI tiene un sitio dedicado a la seguridad? Revísar

Si bien millones de estadounidenses van de vacaciones a las playas cada año en busca del sol, la arena y el mar, es posible que muchos no se den cuenta de lo peligroso que puede ser cavar hoyos en la arena. En febrero, una niña de 7 años murió después de que un agujero de aproximadamente cinco pies que ella y su hermano habían cavado en la arena de una playa de Florida se derrumbara sobre ella, enterrándola viva.

Como investigador de ciencias costeras que ha estado estudiando las playas durante muchos años, me llamaron para ayudar a investigar la muerte de la niña. Muchas personas intentaron ayudar a liberarla, pero el agujero de arena continuó colapsando mientras cavaban y entró más arena. Los bomberos no llegaron hasta varios minutos después del incidente, demasiado tarde para reanimar a la víctima.

Cavar hoyos en la arena puede parecer inocente, pero si el hoyo es lo suficientemente profundo y se derrumba sobre una persona, es extremadamente difícil escapar. De hecho, algunas investigaciones sugieren que mueren más personas por asfixia en entierros en la arena que por ataques de tiburones.

El colapso de los agujeros de arena provocó 31 muertes, en su mayoría niños y el 87 por ciento de hombres, entre 1997 y 2007 en Estados Unidos. Durante ese período, otras 21 personas sufrieron el colapso de un agujero de arena, pero sobrevivieron y muchos requirieron RCP.

Las víctimas del colapso de los hoyos de arena tenían edades comprendidas entre 3 y 21 años. Los hoyos tenían generalmente de dos a 15 pies de diámetro y de dos a 12 pies de profundidad. Cavar, hacer túneles, saltar y caer en el agujero han provocado el colapso sin darse cuenta.

En realidad, la arena no es un tipo de material. Es una categoría de tamaño de material, que oscila entre 0,0025 y 0,08 pulgadas de diámetro. El tipo de arena viene determinado por los materiales que la componen. La arena de cuarzo, compuesta por dióxido de silicio, es la arena más común que se encuentra en las playas, excepto en las costas tropicales donde se encuentran playas de arena coralina, compuesta por carbonato cálcico.

El material más grueso que la arena no es suave al tacto y no forma castillos de arena resistentes. El limo y la arcilla, que son más finos que la arena, enturbian el agua y comúnmente se les llama barro.

El peso de la arena depende de los materiales de los que está hecha. La arena de cuarzo pura, que es muy blanca, pesa alrededor de 90 libras por pie cúbico cuando está seca.

Pero la mayoría de las playas contienen una mezcla de minerales, lo que crea una apariencia bronceada o marrón. Los minerales que oscurecen la arena son mucho más pesados: la arena en la mayoría de las playas pesaría hasta 130 libras por pie cúbico cuando está seca.

Los granos de arena secos y sueltos formarán una pila con un ángulo de pendiente de aproximadamente 33 grados, denominado ángulo de reposo. El ángulo de reposo es el ángulo más pronunciado en el que una pila de granos permanece estable, y la fuerza de fricción entre cada grano determina esa estabilidad.

Cuando la arena está mojada, es más estable porque la tensión superficial entre el agua y los granos de arena puede mantener la pila de arena en su lugar verticalmente. Pero, una vez que se seca, la pila colapsará porque no habrá más tensión superficial.

Entonces, si cavas un hoyo en la playa, permanecerá estable mientras la arena permanezca húmeda. Una vez que se seca, el agujero colapsa.

Cuando la arena que forma el hoyo se seca o alguien se para cerca del borde del hoyo agregando peso extra, el hoyo de arena colapsa y los granos pesados ​​​​llenan todos los espacios abiertos en el hoyo. Esto no deja aire disponible para que respire una persona atrapada.

Si bien los esquiadores atrapados en avalanchas pueden ahuecar sus manos para formar una bolsa de aire porque la nieve es liviana, ese no es el caso cuando la arena colapsa.

Rescatar a alguien de un agujero de arena derrumbado es muy difícil porque la arena es pesada e inestable. A medida que los rescatistas retiran arena para liberar a la víctima, el agujero seguirá colapsando bajo el peso de los rescatistas y se volverá a llenar con arena. Según algunas investigaciones, los rescatistas sólo disponen de tres a cinco minutos para salvar a una persona atrapada en un agujero de arena antes de que se asfixie.

Profesionales como los bomberos colocarán tablas a lo largo del hoyo cuando rescaten a alguien del colapso de un hoyo de arena. De esta manera, pueden agacharse y utilizar herramientas para quitar la arena sin poner ningún peso directamente sobre el borde del agujero.

Los expertos recomiendan nunca cavar un hoyo más profundo que la altura de las rodillas de la persona más baja de su grupo, siendo dos pies la profundidad máxima.

Para rescatar a alguien en un agujero de arena que se derrumba, concéntrate en exponer su boca y quitar la arena de la parte superior de su pecho. Si expone su boca, puede administrarle respiración boca a boca mientras otros rescatistas continúan excavando su pecho.

Demasiadas personas abarrotando un rescate en un hoyo de arena pueden causar más daño que bien. Sólo dos o tres rescatistas deberían trabajar en el área inmediata a la víctima, mientras que otros trabajan quitando la arena del área de excavación más amplia, lo que facilita a los que están en el centro quitar la arena. Las personas en el perímetro pueden quitar la arena del área central usando cualquier cosa disponible, desde baldes y palas hasta sillas de playa y tablas de surf.

Los colapsos de los agujeros de arena pueden ocurrir repentinamente y en situaciones que no parecen peligrosas para la mayoría. Incluso un agujero poco profundo puede herir a alguien que tropiece con él. Así que durante tu próximo viaje a la playa, asegúrate de estar atento a los agujeros de arena y llenarlos lo antes posible.

El autor Stephen P. Leatherman es profesor de ciencias costeras en la Universidad Internacional de Florida.

Reproducido en el interés de seguridad popular desde The Washington Post, este artículo fue elaborado en colaboración con theconversation.com. Traducción realizada por nuestro equipo de seguridad.

Lea el artîculo original en inglés


Sign in to post a comment!